• Antiguo puerto de Viejo San Juan
  • El paseo de la princesa, Viejo San Juan
  • Fuerte el Morro, Viejo San Juan
  • Garita en El Morro, el Viejo San Juan
Anterior Siguiente

La historia seglar

El 19 de noviembre de 1493, Cristóbal Colón arribó con una flotilla de barcos españoles a la bahía de una bella isla del Caribe, a la que llamó San Juan Bautista. Tan pronto como se reabasteció de provisiones, se hizo a la vela y reemprendió su segundo viaje de descubrimiento. Las doradas playas bordeadas de palmeras y la frondosa vegetación tropical no atrajeron la atención del navegante, que iba en busca de riquezas e islas mayores.

Juan Ponce de León, explorador español que supuestamente acompañó a Colón en aquel viaje, se propuso volver a la isla, conocida por los nativos con el nombre de Boriquén. Habiendo oído que los lugareños llevaban adornos de oro, pensó que las montañas de la isla albergarían el preciado metal. De modo que quince años después regresó para reclamar su parte. En 1521, los españoles fundaron su principal asentamiento en la costa norte, y Ponce de León bautizó a la nueva ciudad con el nombre de Puerto Rico, con la esperanza de obtener grandes riquezas.

Pronto quedaron truncadas las ilusiones de Ponce de León. El poco oro que había en la isla se agotó enseguida, y se multiplicaron los problemas políticos. Finalmente, el explorador partió hacia el actual estado de Florida (EE.UU.). Aunque Puerto Rico no contenía gran riqueza mineral, los colonizadores reconocieron que su puerto principal sería muy ventajoso. Durante el siglo XVI hicieron de la capital una fortaleza a fin de proteger los galeones cargados de lingotes de oro y plata que iban en dirección a la península ibérica. En poco tiempo, San Juan se convirtió en el lugar estratégico de mayor importancia para el Imperio español en las Américas.

Como testimonio del denodado empeño de sus habitantes por defender la ciudad, pueden observarse dos imponentes fuertes con sus recios muros de hasta 13 metros (42 pies) de altura y 6 metros (20 pies) de grosor. Hoy, San Juan es todavía uno de los puertos favoritos del Caribe. Los turistas pueden dejar volar su imaginación y transportarse a la época colonial mientras caminan a lo largo de las murallas y recorren los antiguos edificios.

Hay pocas personas en la isla que sean descendientes de los habitantes amerindios originales. Los habitantes actuales son descendientes principalmente de los inmigrantes españoles y esclavos africanos. Debido a este patrimonio, el español es el principal idioma y muchas personas profesan el catolicismo.

En 1898 España cedió la isla a Estados Unidos. El territorio opera bajo una constitución local y sus ciudadanos eligen un gobernador. Puerto Rico sigue siendo un territorio no incorporado de Estados Unidos.

La Plaza de Viejo San Juan La Plaza de Viejo San Juan